3 jul. 2011

TRENES RÁPIDOS

Trenes rápidos

Mi primera elección son ellos.

Una familia al completo

Madre, hija e hijo.

No hay padre.

Nunca fuimos necesarios.

La madre es alta.

En su cabeza teñida

surfean ondas de peluquería.

El niño es rubio

ario y espumoso.

Su dentadura mellada ablanda

el aire germánico.

La niña pasea su turgencia

e inconsciente se asoma

al balcón de la adolescencia.

Saluda el gato japonés

anclado en su pecho recién brotado.

Los tres viajan juntos.

Yo viajo solo.

Próxima estación: Córdoba

Se bajan,

en orden,

felices.

Los huelo al pasar

Toman sus maletas.

Sonrío en erectud.

Sí, me los hubiera follado

a los tres.

¡Qué pena!

¡Qué vida esta del viajante!

En estos trenes rápidos

no hay tiempo para el amor.

Y mucho menos para entablar nudos

que sorteen esquinas.

Ansioso estoy por ver

a mis próximos compañeros de juego

antes de llegar

a Ciudad Real.

No hay comentarios: